Herencia de Caballero a Caballero

Espada heredada de Caballero a Caballero. Su acanaladura central, nos recuerda el medievo. El trabajo sobre su hoja, ha mantenido el filo a lo largo de su paso de Caballeros a Caballeros, en el tiempo y en el uso. La punta agudizada sirviendo en los tiempos de la Reconquista Granadina, a manos de un Real y Noble Gavilan.
En la guarda o cruceta, presente el Alano. Perro fiel compañero del Cruzado en la Reconquista de las Españas.
En el pomo el "Lucero del Alba", con sus 8 aristas; y sobre él, la Señal del Cielo.




El Rey Fernando III el Santo

Tras la Batalla de las Navas de Tolosa, se quedaron en confianza y lealtad Señores laicos o legos, y eclesiásticos de órdenes  militares como protección militar del Santo lugar de la Señal del Cielo, donde consiguieron tierras por presura bajo concesión real.
Entre los laicos se encontraban Señores, Caballeros Villanos que por privilegios llegaron a ser equiparados con infanzones (Caballeros), y los Hidalgos como hombres bien nacidos de infanzones.
Caballeros representantes del estamento nobiliario por un determinado estado jurídico, quedando obligados a la prestación de su servicio en la milicia.
Galardonada por el Noble Rey Alfonso VIII, nace la Estirpe encabezada por el Santo Caballero-Rey Fernando III, de hombres buenos y libres como Regimiento del Estandarte de la Señal del Cielo. Hecho, que anunció de antemano el Santo Isidro,  doctor de las Españas y sucesor del Santo Santiago.