Caballeros de la Santa Vera-Cruz


Puerto del Muradal, forma una muralla natural, que da acceso entre Andalucía y la Mancha, donde se encuentra la pasada estrecha del Paso de la Losa, próximo al paraje de la Jarandilla, con sus fuentes del Moralejo y la de los Vaqueros, de ricas y castas aguas; lugar estratégico elegido por el Califa Al-Nassir para acampar todo su enorme ejército con el fin de poner freno a los cruzados.

Los cruzados en apuros, al no poder atravesar el Paso de la Losa, miraron al cielo en busca de una solución, y quiso Dios responder con el más humilde pastor como guía al ejército cristiano, para encaminarlos a un campamento de salvación, llamado Mesa ó Nava del Rey.

Llegado el lunes 16 de julio de 1212, donde los ejércitos ya enfrentados en el más duro y fiero momento de batalla, el ejercito del califa más numeroso y en posición dominante, somete al retroceso a la cruzada cristiana.

El noble Rey Don Alfonso VIII viendo derrota en batalla, encomendándose a Dios y al frente de sus caballeros cargo contra el ejércitos almohade, buscando la muerte para conseguir la gloria, “y en guerra justa decide Dios!”, y Dios quiso darle la victoria.

El noble Rey con humildad mostró gratitud a través del Rey de Reyes a Dios Padre, mandando construir sobre el solar del campamento del Califa, la Ermita de la Santa Vera-Cruz y junto a ella la Victoriosa Cruz, con noble advocación a la emperatriz Santa Elena, y al tiempo construyendo un Palacio como morada a la hora de rendir culto a Dios Padre todos aquellos Reyes que pasaran por estas Navas Victoriosas.

A la muerte del noble Rey Don Alfonso culmina su deseo de gratitud su nieto Don Fernando III el Santo, pasando a llamarse los Palacios el paraje del Jarandilla, y convirtiéndose en la puerta del santo Reino de Jaén. El Rey entre sus caballeros y de las Órdenes de Santiago y Calatrava, constituye la Orden de Caballeros de la Santa Vera-Cruz para custodiar los Santos lugares de los palacios donde se desarrollo la Batalla de las Navas de Tolosa, entre el Viso del Marqués y Úbeda y Baeza.

En el siglo XVIII el Rey Don Carlos III, en sabia decisión por la importancia de lo que aconteció en estos parajes, quiso en un contexto histórico en la Venta de Linares, junto al castillo de Tolosa crear la población de Navas de Tolosa y en un contexto religioso funda en los Palacios la población de Santa Elena.

La Orden es una Coalición de Caballeros de distintas Ordenes como asi sucedió hace 802 años, se unieron Caballeros de Ordenes Militares de toda Europa, bajo el estandarte de la Cruz, creando el "Espíritu Vencedor de las Navas".

Restableciendo la Orden de Caballeros de la Santa Vera-Cruz, creada y ordenada por el Rey Fernando III el Santo, para custodiar los Santos lugares donde apareció y alumbro la Victoriosa Cruz.

La Orden esta abanderada por Caballeros de la Orden del Sacer de la Santa Vera-Cruz, erejida Canónicamente en el Priorato de las Ordenes Militares y formando unión con otros Caballeros de distintas Ordenes, Nobles, Militares, Policías, y gente libre que respeta y admira las reglas de Caballería.

La misión de la Orden es mantener el legado Cristiano, Histórico y Patrio, bajo la Santa Madre Iglesia.

La Orden es una entidad llena de tradiciones, es incluso una prueba de Nobleza que forma un legado histórico y prestigio personal, el pertenecer a la misma.